TJ Watt

TJWatt

BIO

Edge Rusher
Wisconsin
Junior
6-4
252 lb
2ª Ronda
RECONOCIMIENTOS
  • First team All-Big Ten 2016
  • Second team All-American 2016

Análisis

PROS
  • Muy atlético
  • Motor extraordinario
  • Capaz de doblar la esquina
  • Inteligente
  • Muchas jugadas desde el backside
CONS
  • Muy poca experiencia
  • Falto de fuerza en el tren superior
  • Le cuesta sellar el exterior
  • Necesita ponerse peso encima
  • Le cuesta librarse de los bloqueos

Resumen

Sí, es el hermano de JJ Watt, efectivamente. Dicho esto, el hasta ahora jugador de Wisconsin, viene subiendo en las últimas semanas en los rankings como la espuma, pero no es un jugador sobre el que no pese ninguna duda.

Ante todo, hay que decir que Watt está por hacer. Hasta muy poco era tight end y, aunque es cierto que la reconversión no le ha ido nada mal, no es menos cierto que solo ha tenido un año jugando al máximo nivel y eso asusta a los equipos.
A pesar de esa poca experiencia, sí que demuestra ciertas habilidades técnicas que otros rushers con más experiencia que él, no tienen, lo cual nos da a entender que su ética de trabajo está por encima de la media.

Es consciente de sus limitaciones y por ello en el campo intenta enmascararlas con bastante éxito. Sabedor de que es un jugador no muy fuerte ahora mismo, intenta ganar siempre en el primer esfuerzo y es ahí donde le vemos usar las manos y su envergadura (tiene los brazos muy largos) para que el línea ofensivo rival no le ponga las manos encima. Cuando esto último sucede, la jugada para él está prácticamente finiquitada, ya que ni su fuerza general ni su tren superior en particular, le permiten librarse de esos bloqueos con asiduidad. De hecho, es habitual verle peleándose con el bloqueador y perder de vista el balón. Más allá de su peso, es un jugador de una complexión bastante delgada, su tren inferior no parece muy potente y es lo que hace que le cueste mucho sellar el exterior.

Pero TJ Watt dista mucho de ser un mal jugador. Sobre el campo, el despliegue físico que hace es absolutamente salvaje. Su motor va siempre a las máximas revoluciones, no deja de correr en todo el partido, ni de intentar meter presión al QB contrario. De hecho, durante este año, sus mejores actuaciones se daban en muchas ocasiones en el último cuarto. Ese motor del que hablamos, se ve muy bien representado cuando se le ve cazar al running back contrario desde el backside, es decir, cuando el camino que sigue el corredor se aleja del lado de la línea en el que él está. No es tan habitual ver a pass rushers consiguiendo esto.
No siendo un jugador super explosivo, sí que es capaz de doblar la esquina por velocidad, es muy flexible, traza un arco muy apañado y cambia de dirección muy bien. Además, la inteligencia de la que hace gala sobre el campo, le hace saber cuándo tiene que hacer un counter y penetrar por dentro.
A veces le hacían blitzear desde el centro con espacios y también se manejaba bastante bien.

Siempre salía en dos puntos y creo que en la NFL debería seguir haciéndolo, ni su tamaño ni su morfología son las idóneas para jugar en la línea con la mano en el suelo.

Si en la NFL va a ser linebacker, bien en una 3-4 o en una 4-3, será necesario que caiga en cobertura. En Wisconsin lo ha hecho. Tiene las capacidades atléticas para hacerlo y la cobertura en zona no se le da mal. Alguna vez ha tenido que seguir a su par campo abajo y ahí ya se le han deshecho un poco las costuras, pero, sin ir más lejos, hemos visto a Justin Houston cubriendo al hombre y no es lo más idóneo. Estamos hablando seguramente del mejor OLB rusher de la NFL estando sano.

Por ir terminando, a pesar de no ser un jugador terminado, el motor, la técnica que ha adquirido en tan poco tiempo y ese feeling para el pass rush están ahí. Puede que las armas físicas no sean las mejores, pero será un jugador productivo para el equipo que le draftee.

Comparación NFL

Whitney Mercilus // ER // Houston Texans

Highlights


Download PDF