Valoraciones Draft ’17

valoraciones16

>> AFC EAST <<

 

Buffalo Bills C

  • R1 (#27) Tre’Davious White, DB – LSU
  • R2 (#37) Zay Jones, WR – East Carolina
  • R2 (#63) Dion Dawkins, G – Temple
  • R5 (#163) Matt Milano, LB – Boston College
  • R5 (#171) Nathan Peterman, QB – Pittsburgh
  • R6 (#195) Tanner Vallejo, LB – Boise State

 

La marcha de Stephon Gilmore quedaba cubierta con el pick de Tre´Davious White, que además lo consiguieron bajando bastantes puestos. Todo lo bueno que es ese pick, se convierte en malo cuando subieron a por Zay Jones, que dado el número de receptores válidos que había, no parece un muy buen movimiento. La otra elección de segunda ronda, Dion Dawkins es otra elección muy aprovechable y pese a que muchos piensan que va a ser guardia, puede que se convierta en tackle titular desde muy pronto. En el último día hubo más altibajos. Matt Milano y Tanner Vallejo no parece que estén cerca de ser titulares y Nathan Peterman parece más un seguro contra lesiones que un jugador del que quieras que sea titular.

 

Miami Dolphins C+

  • R1 (#22) Charles Harris, DE – Missouri
  • R2 (#54) Raekwon McMillan, LB – Ohio State
  • R3 (#97) Cordrea Tankersley, CB – Clemson
  • R5 (#164) Isaac Asiata, G – Utah
  • R5 (#178) Davon Godchaux, DT – LSU
  • R6 (#194) Vincent Taylor, DT – Oklahoma State
  • R7 (#237) Isaiah Ford, WR – Virginia Tech

 

El hecho de que hayan tenido que draftear a Charles Harris puede indicar que no estén demasiado convencidos con William Hayes como titular. Es un jugador con un buen primer paso aunque quizá la primera ronda sea demasiado alta para él. Lo mismo ocurre con McMillan. Buen parador de la carrera pero posiblemente tendrá que irse fuera en los downs de pase. La elección de Tankersley en tercera puede que sea la mejor en este draft y ayuda a un cuerpo de conerbacks muy necesitados. Las quintas rondas tampoco están nada mal. Asiata era uno de los guardias mejor vistos y Godchaux es un defensive tackle que puede empezar entrando en la rotación en downs de pase. Vincent Taylor luchará por entrar en la plantilla e Isaiah Ford tiene mucho valor a estas alturas, pero su proceso pre draft deja muchas dudas.

 

New England Patriots C+

  • R3 (#83) Derek Rivers, DE – Youngstown State
  • R3 (#85) Antonio Garcia, OT – Troy
  • R4 (#131) Deatrich Wise, DE – Arkansas
  • R6 (#211) Conor McDermott, OT – UCLA

 

Los Patriots llegaban con los deberes hechos al draft, de hecho no parecían darle mucha importancia, ya que se desprendieron de los picks de las rondas más altas en la agencia libre. Aún así, sus dos primeras elecciones son muy interesantes. Derek Rivers es un tío muy atlético que quizá pueda ser el nuevo Jamie Collins. Su tamaño no hace muy factible que pueda jugar en la línea. Elegir a Antonio Garcia puede que les permita olvidarse de Solder por fin. El ex Arkansas Deatrich Wise proporciona versatilidad en la línea y es un talento físico a moldear. Por último, McDermott no creemos que vaya a ser muy aprovechable, aunque Scarnecchia es capaz de pulir casi cualquier cosa.

 

New York Jets C-

  • R1 (#6) Jamal Adams, DB – LSU
  • R2 (#39) Marcus Maye, S – Florida
  • R3 (#79) ArDarius Stewart, WR – Alabama
  • R4 (#141) Chad Hansen, WR – California
  • R5 (#150) Jordan Leggett, TE – Clemson
  • R5 (#181) Dylan Donahue, DE – West Georgia
  • R6 (#188) Elijah McGuire, RB – Louisiana-Lafayette
  • R6 (#197) Jeremy Clark, CB – Michigan
  • R6 (#204) Derrick Jones, CB – Mississippi

 

Si las noticias de la tarde del jueves son ciertas, Calvin Pryor está en el trading block y por eso draftearon al mejor recambio posible, Jamal Adams, el safety de LSU. Lo que no se entiende mucho es lo de Marcus Maye en segunda, que es otro strong safety. Más aún si eso significa que Adams tenga que jugar más profundo. Los siguientes dos picks fueron dos receptores, ArDarius Stewart y Chad Hansen. Con los agujeros que tiene esa plantilla, para muchos la peor de la liga, no parece una buena decisión. Con Legett en quinta ronda sí que vuelven a tener un tigh end aprovechable, que ya hacía años que no ocurría. Volvieron a repetir posición en sexta ronda, con Jeremy Clark y Derrick Jones, dos cornerbacks. Clark puede ser interesante, pero se está recuperando de un ACL.

Donahue puede cuadrar en el esquema de Bowles, pero no es muy atlético. McGuire, el running back de Louisiana-Lafayette es bastante atlético y muy buen receptor, además de que puede ayudar en los retornos

  

>> AFC NORTH <<

 

Baltimore Ravens A-

  • R1 (#16) Marlon Humphrey, CB – Alabama
  • R2 (#47) Tyus Bowser, LB – Houston
  • R3 (#74) Chris Wormley, DE – Michigan
  • R3 (#78) Tim Williams, LB – Alabama
  • R4 (#122) Nico Siragusa, G – San Diego State
  • R5 (#159) Jermaine Eluemunor, G – Texas A&M
  • R6 (#186) Chuck Clark, DB – Virginia Tech

 

Una vez más los Ravens han seguido su estrategia de esperar a que los demás equipos hagan el ridículo y escoger a lo que va cayendo. Marlon Humphrey puede optar desde ya a ser cornerback titular, Tyus Bowser es un jugador super atlético al que podrán alinear como linebacker exterior y también dentro. Wormley puede acabar siendo el mejor jugador de todos los que se han elegido de Michigan en este draft y es perfecto para ese frente híbrido que usan los Ravens. Tim Williams, aparte de ser de Alabama, lo cual vuelve loco a Ozzie Newsome, es un gran rusher que desde ya puede emparejarse con Terrell Suggs y sembrar el terror en los quarterbacks contrarios. También muy interesantes los dos guardias que escogieron en cuarta y quinta, Siragusa y Eleumunor y para terminar, algo de competencia en el back end con Chuck Clark, el safety de Virginia Tech. Draft muy completo aunque faltaría algún jugador más en la posición de running back y receptor.

 

Cincinnati Bengals B

  • R1 (#9) John Ross, WR – Washington
  • R2 (#48) Joe Mixon, RB – Oklahoma
  • R3 (#73) Jordan Willis, DE – Kansas State
  • R4 (#116) Carl Lawson, DE – Auburn
  • R4 (#128) Josh Malone, WR – Tennessee
  • R4 (#138) Ryan Glasgow, DT – Michigan
  • R5 (#153) Jake Elliott, k, Memphis
  • R5 (#176) J.J. Dielman, C – Utah
  • R6 (#193) Jordan Evans, LB – Oklahoma
  • R6 (#207) Brandon Wilson, RB – Houston
  • R7 (#251) Mason Schreck, TE – Buffalo

 

Las dos primeras elecciones de los Bengals son arriesgadas por distintos motivos. La de John Ross, por sus lesiones en la rodilla, aunque es un receptor que les hacía falta porque no son un ataque muy explosivo. Joe Mixon es el mejor running back de esa plantilla, aunque hay dudas con su carácter y sus problemas off the field. Tras ellos, draftearon a Jordan Willis, el típico end grande de Bengals y después una sorpresa, Carl Lawson. Sorpresa que llegara hasta cuarta ronda y sorpresa que lo escogieran los Bengals, a los que no les pega mucho. Josh Malone es otro receptor que sigue dando esa dimensión vertical a este ataque, lo cual no sabemos si es muy adecuado dado su quarterback. Más elecciones de cuarta ronda, Ryan Glasgow de Michigan, que mejorará la defensa contra la carrera, cosa bastante necesaria por otra parte. Escogiendo a Jake Elliott en quinta ronda, parece que los días de Bullock están contados en Cincinnati. Lo mismo parece con Bodine si Dielman responde en el center. Jordan Evans es un linebacker bastante atlético y aunque no será titular por ahora, añade profundidad a un cuerpo de linebackers que se ha visto reforzado con Minter. De Brandon el running back o Mason Schreck el tight end, se espera que compitan y se empleen a fondo en equipos especiales.

 

Cleveland Browns A-

  • R1 (#1) Myles Garrett, DE – Texas A&M
  • R1 (#25) Jabrill Peppers, S – Michigan
  • R1 (#29) David Njoku, TE – Miami
  • R2 (#52) DeShone Kizer, QB – Notre Dame
  • R3 (#65) Larry Ogunjobi, DT – Charlotte
  • R4 (#126) Howard Wilson, DB – Houston
  • R5 (#160) Rod Johnson, OT – Florida State
  • R6 (#185) Caleb Brantley, DT – Florida
  • R7 (#224) Zane Gonzalez, k, Arizona State
  • R7 (#252) Matthew Dayes, RB – NC State

 

Los Browns llegaban al draft con mucho talento por conseguir y muchos picks en su poder. No les fue nada mal. En primer lugar, se llevaron al mejor jugador del draft, Myles Garrett y por lo tanto nada que objetar. En su segundo pick de de primera ronda, siguieron buscando explosividad con Jabrill Peppers, para el cual esperemos que tengan un plan y no le echen a los leones sin más. Antes de que acabara el primer día, volvieron a subir para elegir a David Njoku, posición muy necesaria para ellos y jugador capaz de mejorar a quarterbacks con problemas. Esperaron hasta segunda ronda para elegir a su quarterback de futuro, DeShone Kizer, al cual no están obligados a usar desde el primer día. En tercera, Larry Ogunjobi, que es un buen jugador para la 4-3 que esperamos que despliegue Williams, como lo es también Caleb Brantley en sexta ronda, si no le cortan por sus problemas. Howard Wilson es un cornerback capaz de entrar en la rotación desde ya y buen valor en cuarta ronda. El peor pick del día fue Roderick Johnson, el mal tackle de Florida State. Para terminar, un kicker, Zane Gonzalez, seguramente el mejor que se presentaba y Matt Dayes, un running back pequeño que puede ayudar en el juego de pase aunque puede solaparse con Duke Johnson.

 

Pittsburgh Steelers B-

  • R1 (#30) T.J. Watt, LB – Wisconsin
  • R2 (#62) JuJu Smith-Schuster, WR – Southern Cal
  • R3 (#94) Cameron Sutton, CB – Tennesee
  • R3 (#105) James Conner, RB – Pittsburgh
  • R4 (#135) Joshua Dobbs, QB – Tennessee
  • R5 (#173) Brian Allen, CB – Utah
  • R6 (#213) Colin Holba, ls, Louisville
  • R7 (#248) Keion Adams, DE – Western Michigan

 

No empezaba nada mal el draft para los de Pittsburgh seleccionando a TJ Watt, una posición que necesitaban reforzar, puesto que los jugadores elegidos ahí en sus últimos drafts en rondas altas, no han respondido. En segunda ronda se decidieron por un tipo de receptor que actualmente no tienen, más lento pero también más físico y mejor en red zone, JuJu Smith. Para seguir mejorando la secundaria fueron a por Cameron Sutton, especialista en jugar al hombre aunque había mejores opciones. En esa misma ronda se quedaron con James Conner, que será el sustituto de LeVeon Bell. Corredor duro física y mentalmente. Saltó la sorpresa el tercer día con Josh Dobbs, que podría ser mejor en poco tiempo que Landry Jones. El cornerback Brian Allen de Utah no parece muy preparado actualmente y se guardaron las risas para la sexta ronda eligiendo a un long snapper, Colin Holba. Por último, Keion Adams, podría llegar a hacer los 53 dado lo bien que encaja en la defensa de los Steelers, aunque será un camino largo.

  

>> AFC SOUTH <<

 

Houston Texans B

  • R1 (#12) Deshaun Watson, QB – Clemson
  • R2 (#57) Zach Cunningham, LB – Vanderbilt
  • R3 (#89) D’Onta Foreman, RB – Texas
  • R4 (#130) Julie’n Davenport, OT – Bucknell
  • R4 (#142) Carlos Watkins, DT – Clemson
  • R5 (#169) Treston Decoud, CB – Oregon State
  • R7 (#243) Kyle Fuller, C – Baylor

 

Los Texans eran un equipo de play offs sin necesidades flagrantes más allá de la posición de quarterback y se pusieron manos a la obra con su primera elección. Decidieron subir a por Watson una vez habían salido Trubisky y Mahomes, es decir, se llevaron al mejor quarterback del draft fuera del top 10. En segunda decidieron mejorar su cuerpo de linebackers y draftear al reemplazo de Cushing. Con Cunningham obtienen un jugador mucho más atlético de lo que tienen ahora en la posición. La elección de Foreman quizá sea demasiado pronto, ya que en principio no va a ser más que un running back suplente que para ser el segundo necesita ganarle el puesto a Alfred Blue. La cuarta ronda fue bastante interesante, Davenport añadirá competencia al exterior de la línea ofensiva y Carlos Watkins entrará en la rotación de la línea defensiva a no mucho tardar. Para terminar, Decoud, el cornerback de Oregon State, necesario si pensamos que han perdido a AJ Bouye aunque solo sea para tener un suplente más a la espera de la mejora de Kevin Johnson y el center de Baylor, que luchará por hacerse un hueco en la plantilla.

 

Indianapolis Colts B

  • R1 (#15) Malik Hooker, S – Ohio State
  • R2 (#46) Quincy Wilson, CB – Florida
  • R3 (#80) Tarell Basham, DE – Ohio
  • R4 (#137) Zach Banner, OT – Southern Cal
  • R4 (#143) Marlon Mack, RB – South Florida
  • R4 (#144) Grover Stewart, DT – Albany (Ga.)
  • R5 (#158) Nate Hairston, CB – Temple
  • R5 (#161) Anthony Walker, LB – Northwestern

 

Parecía imposible que los Colts hicieran un draft medio aceptable, pero ha pasado. En primera consiguieron uno de los mejores jugadores del draft. Hooker les da por fin el safety con rango que llevan años esperando. La secundaria es desde hace años un problema en Indianapolis y en segunda ronda la mejoraron aún más con Quincy Wilson, que estaba cayendo inexplicablemente. Basham llevaba unas semanas subiendo, es una elección con valor, aunque en principio deberá jugar en la línea y no como outside linebacker. En cuarta ronda tuvieron tres elecciones. Zach Banner, que no ha sido un muy buen jugador en la universidad y que será guardia, Marlon Mack, un running back rápido que se complementa bien con Gore y el tackle de Albany Grover Stewart, que también estaba subiendo su stock últimamente. Su draft terminaba en quinta ronda con Nate Hairston, que nunca sobrará en esa secundaria y un linebacker, Anthony Walker de Northwestern, que lo tendrá complicado para llegar a los 53.

 

Jacksonville Jaguars B-

  • R1 (#4) Leonard Fournette, RB – LSU
  • R2 (#34) Cam Robinson, OT – Alabama
  • R3 (#68) Dawuane Smoot, DE – Illinois
  • R4 (#110) Dede Westbrook, WR – Oklahoma
  • R5 (#148) Blair Brown, LB – Ohio
  • R7 (#222) Jalen Myrick, CB – Minnesota
  • R7 (#240) Marquez Williams, FB – Miami

 

El experimento de Yeldon no parece haberles salido muy bien a los Jaguars, por lo tanto decidieron escoger en primera al gran proyecto que es Leonard Fournette. Se echa en falta que no hayan decidido draftear algo de línea interior para ayudarle. Bien es cierto que es probable que hayan pensado en Robinson como guardia más que como tackle, lo cual mejorará bastante a Fournette. Dawuane Smoot tiene el paso ciertamente cerrado en la rotación actual. Con Westbrook en cuarta obtienen velocidad pura y dura y un receptor que ahora mismo no tienen. El linebacker de Ohio en quinta ronda no parece que vaya a tener mucha importancia. En séptima ronda obtuvieron un buen valor con el corner Jalen Myrick, que a priori puede conseguir quedarse en la plantilla y un fullback, Marquez Williams de Miami, que podría quedarse como running back de potencia.

 

Tennessee Titans C+

  • R1 (#5) Corey Davis, WR – Western Michigan
  • R1 (#18) Adoree’ Jackson, DB – Southern Cal
  • R3 (#72) Taywan Taylor, WR – Western Kentucky
  • R3 (#100) Jonnu Smith, TE – FIU
  • R5 (#155) Jayon Brown, LB – UCLA
  • R6 (#217) Corey Levin, G – Chattanooga
  • R7 (#227) Josh Carraway, LB – TCU
  • R7 (#236) Brad Seaton, OT – Villanova
  • R7 (#241) Khalfani Muhammad, RB – California

 

Parece que los Titans se plantearon el draft con la finalidad de conseguir velocidad tanto en defensa como en ataque y eso fue lo que hicieron con sus cuatro primeras elecciones, sean éstas más o menos discutibles. Corey Davis salió justo donde debía salir y es un arma nueva para Mariota que casa perfectamente con su skill set, al igual que Taywan Taylor en tercera. Adoree Jackson en primera ronda suena demasiado alto, más allá de que sea un proyecto atlético increíble, ha demostrado muy poco como corner. Lo mismo ocurre con Jonnu Smith. Teniendo un tight end como Delanie Walker, la elección se podría haber empleado en otro jugador más necesario. Jayon Brown sigue este molde, un linebacker que parece más un safety del que habrá que esperar si tienen un plan para él. Las dos últimas rondas estuvieron orientadas a conseguir competición en la línea ofensiva, ya de por sí buena con Corey Levin y Brad Seaton, un linebacker interior que sabe a muy poco, siendo una debilidad de esa defensa y un running back intrigante, Muhammad de California, que verá muy poco el balón si consigue pasar los cortes.

  

>> AFC WEST <<

 

Denver Broncos C-

  • R1 (#20) Garett Bolles, OT – Utah
  • R2 (#51) DeMarcus Walker, DE – Florida State
  • R3 (#82) Carlos Henderson, WR – Louisiana Tech
  • R3 (#101) Brendan Langley, CB – Lamar
  • R5 (#145) Jake Butt, TE – Michigan
  • R5 (#172) Isaiah McKenzie, WR – Georgia
  • R6 (#203) De’Angelo Henderson, RB – Coastal Carolina
  • R7 (#253) Chad Kelly, QB – Mississippi

 

Da la impresión de que salvo dos elecciones, este draft de los Broncos se queda corto. Garett Bolles es un muy buen tackle y a no mucho tardar será titular y su tercera elección, Carlos Henderson es un gran receptor y con mucho valor en tercera ronda. DeMarcus Walker es un buen fit en la 3-4 de los Broncos si la mantienen, pero es una posición que deberá aprender. Brendan Langley luchará por ser el cuarto cornerback en la plantilla, que no parece muy útil para ser una tercera ronda. De ahí pasamos a la quinta, donde eligieron a Jake Butt, el tight end de Michigan que no parece arreglar el problema que tienen en la posición, el wide receiver de Georgia McKenzie, que es un cuerpo más para el training camp y terminaron con De´Angelo Henderson, running back, que podría tener más balones de lo que su ronda puede indicar y una sorpresa, para terminar, Chad Kelly, que si se centra puede ser el mejor quarterback de la plantilla.

 

Kansas City Chiefs C-

  • R1 (#10) Patrick Mahomes, QB – Texas Tech
  • R2 (#59) Tanoh Kpassagnon, DE – Villanova
  • R3 (#86) Kareem Hunt, RB – Toledo
  • R4 (#139) Jehu Chesson, WR – Michigan
  • R5 (#183) Ukeme Eligwe, LB – Georgia Southern
  • R6 (#218) Leon McQuay III, S – Southern Cal

 

Una de las grandes sorpresas de la noche fue la de Kansas subiendo a por su nuevo quarterback, Mahomes, que no cuadra mucho con lo que hacen actualmente en ataque, aunque también es cierto que lo hacen en ataque actualmente es horrible. En segunda se decidieron por elegir a Kpassagnon, un end enorme muy productivo en Louisville, que parece un buen fit para su 3-4 pero que está verde todavía. Quizá su mejor pick fue Kareem Hunt, el duro running back de Toledo que puede luchar desde ya por ser su corredor titular. Chesson es un receptor de posesión y sus dos últimas elecciones no creemos que vayan a tener mucha importancia, Eligwe, linebacker de Georgia Southern y un safety, Leon McQuay. Este tipo de jugadores entrarán en la plantilla si son competitivos en equipos especiales.

 

Oakland Raiders B-

  • R1 (#24) Gareon Conley, CB – Ohio State
  • R2 (#56) Obi Melifonwu, S – UConn
  • R3 (#88) Eddie Vanderdoes, DT – UCLA
  • R4 (#129) David Sharpe, ol, Florida
  • R5 (#168) Marquel Lee, LB – Wake Forest
  • R7 (#221) Shalom Luani, S – Washington State
  • R7 (#231) Jylan Ware, OT – Alabama State
  • R7 (#242) Elijah Hood, RB – North Carolina
  • R7 (#244) Treyvon Hester, DT – Toledo

 

Para elegir un jugador que está en caída libre, solo hace falta que un equipo crea en él y eso es lo que pasó con Gareon Conley. Con él y Melifonwu en segunda, solucionan bastantes de los problemas que tenían en la parte trasera de su defensa. La elección de tercera ronda, Eddie Vanderdoes, es un jugador muy válido que necesitaban y que debería ser titular ya. La elección de David Sharpe en cuarta no es nada mala y también necesitaban reforzar el lado derecho de la línea ofensiva. La elección de Marquel Lee, el linebacker de Wake Forest se queda muy corta, su cuerpo de linebackers es horrible. Las elecciones de séptima ronda, como en todos los equipos fueron destinadas a jugadores que les habían visitado o que estaban en caída. Un buen ejemplo es Elijah Hood, el corredor de North Carolina que puede ser el backup de Lynch. Trevyon Hester también ayudará a la línea defensiva y Luani y Ware son proyectos a desarrollar que habrá que esperar a ver.

 

Los Angeles Chargers C+

  • R1 (#7) Mike Williams, WR – Clemson
  • R2 (#38) Forrest Lamp, G – Western Kentucky
  • R3 (#71) Dan Feeney, G – Indiana
  • R4 (#113) Rayshawn Jenkins, S – Miami
  • R5 (#151) Desmond King, S – Iowa
  • R6 (#190) Sam Tevi, OT – Utah
  • R7 (#225) Isaac Rochell, DE – Notre Dame

 

Los Chargers se plantearon los dos primeros días con la idea de reforzar la línea ofensiva, drafteando a dos de los mejores jugadores en Forrest Lamp, que puede jugar fuera o dentro y Dan Feeney, un muy buen guardia en protección de pase sobre todo. Por aquí ayudan a Melvin Gordon y con su elección de primera ronda, Mike Williams, ayudan a Philip Rivers. Con él conforman un buen trío de receptores titulares siempre que Allen se mantenga sano. Si se lesiona, al menos seguirá habiendo una opción útil. Necesitaban un safety y esperar a cuarta para reforzarlo con un jugador semi desconocido, no parece la mejor opción. De hecho, su elección de quinta ronda es bastante mejor, Desmond King, aunque habrá que ver si sus limitaciones físicas le permitan triunfar. Parece destinado a ser un jugador cercano a la línea. Terminaron con Sam Tevi, offensive tackle de Utah que es ante todo un proyecto físico e Isaac Rochel de Notre Dame, que será complicado verle jugar en la NFL.

  

>> NFC EAST <<

 

Dallas Cowboys B+

  • R1 (#28) Taco Charlton DE – Michigan
  • R2 (#60) Chidobe Awuzie CB – Colorado
  • R3 (#92) Jourdan Lewis CB – Michigan
  • R4 (#133) Ryan Switzer WR – North Carolina
  • R6 (#191) Xavier Woods S – Lousiana Tech
  • R6 (#216) Marquez White CB – Florida State
  • R7 (#228) Joey Ivie DT – Florida
  • R7 (#239) Noah Brown WR – Ohio State
  • R7 (#246) Jordan Carrell DE – Colorado

 

Muy pocas pegas se pueden poner al draft de los Cowboys. Taco Charlton es el nuevo elegido para la posición de pass-rusher, una posición que hace tiempo que no funciona en Dallas prácticamente desde la época de DeMarcus Ware; veremos si su habilidad para doblar la esquina le es suficiente para superar a los tackles de la NFL y generar pass-rush por sí mismo puesto que el sistema de Marinelli no va a ayudarle en exceso en este aspecto. A partir de ahí, muchísimos picks de secundaria que refuerzan sin duda la que entrando al draft era la peor unidad de todo el equipo. Awuzie es un cornerback muy versátil que puede ser titular desde el primer día, Jourdan Lewis es un cornerback que, a pesar de su tamaño, puede encargarse de jugar en el slot desde ya mismo y, por último, Marquez White es un cornerback bastante válido que representa un muy buen valor para el pick que se usó en él. Si el equipo acaba prescindiendo de Orlando Scandrick como se rumorea, estos tres jugadores jugarán un papel importante en los Cowboys del futuro. Además, el equipo incorpora a Xavier Woods en la posición de safety, un jugador que a pesar de ser una sexta ronda debería ponerle las cosas complicadas a Jeff Heath para esa segunda plaza de safety titular junto a Byron Jones. Joey Ivie y Jordan Carrell dan profundidad a la línea defensiva, que como hemos dicho necesita también toda la ayuda que pueda obtener, y especialmente Ivie parece un pick interesante tras su buen rendimiento en el East-West Shrine Game. Por último, Dallas se lleva en este draft a dos receptores que pueden facilitar un poco más el trabajo a Dak Prescott; no se espera que Noah Brown tenga mucho impacto a pesar de ser un jugador con talento (su highlight contra Oklahoma es francamente impresionante), pero Ryan Switzer sí que se perfila como un jugador interesante al ser un receptor muy parecido a Cole Beasley que puede aportar objetivos fáciles desde el slot y llevar al límite la profundidad de cornerbacks en los equipos rivales. En resumen, puede que en ocasiones el jugador elegido no haya sido el mejor disponible, el caso de Taco Charlton especialmente no nos acaba de convencer, pero a nivel global se han reforzado las posiciones necesarias.

 

New York Giants C

  • R1 (#23) Evan Engram TE – Ole Miss
  • R2 (#55) Dalvin Tomlinson DT – Alabama
  • R3 (#87) Davis Webb QB – California
  • R4 (#140) Wayne Gallman, Jr. RB – Clemson
  • R5 (#167) Avery Moss DE – Youngstown State
  • R6 (#200) Adam Bisnowaty OT – Pittsburgh

 

Resulta francamente complicado entender este draft de los Giants ya no sólo por los jugadores que eligieron, que un poco también, sino porque volvieron a ignorar sus mayores necesidades: linebacker, aunque a ésta ya estamos acostumbrados, y sobre todo línea ofensiva. Aún así esto tendría un pase si los jugadores elegidos fueran oportunidades que el equipo no podía dejar pasar, pero lo cierto es que las elecciones dejan al espectador algo frío. Evan Engram es quizá el jugador que les faltaba a los Giants para completar un ataque de pase demoledor pero, a pesar de que realmente necesitaban un tight end y que realmente Engram es mejor bloqueador de lo que se dice, igual la elección de alguien más físico que pudiera también ayudar en protección de pase y en asentar el juego de carrera de una forma más constante habría sido mejor opción, aunque fuera en una ronda más tardía. Dalvin Tomlinson también es una elección que ofrece dudas puesto que, aunque la marcha de Hankins dejaba un hueco en el centro de la línea, parece un jugador demasiado parecido a Damon Harrison; sí, será exageradamente complicado correr entre los tackles contra los Giants, pero en una liga cada vez más orientada al pase la falta de pass-rush interior que ofrecería esta pareja se puede hacer notar. Y si los dos primeros picks dejan frío, más frío deja el pick de Davis Webb, un quarterback que en ocasiones puede recordar al propio Eli Manning por su manera de arriesgar y que puede aprender mucho de él, pero que no parece que sea mejor opción para relevar al propio Eli que el recientemente fichado Geno Smith. Los picks del tercer día son quizá más interesantes: Gallman es uno de los mejores picks del equipo puesto que va a complementar a la perfección a Paul Perkins, Avery Moss puede ser un pass-rusher exterior interesante para entrar en terceros downs y quizá mover a Vernon o a Pierre-Paul dentro (quitando en el proceso a Tomlinson del campo) y, por último, Bisnowaty representa toda la ayuda en la línea de ataque que los Giants han sacado de este draft, lo que hace que sea un jugador a tener en cuenta para almenos entrar en rotación a pesar de haber sido elegido tan tarde.

 

Philadelphia Eagles B

  • R1 (#14) Derek Barnett DE – Tennessee
  • R2 (#43) Sidney Jones CB – Washington
  • R3 (#99) Rasul Douglas CB – West Virginia
  • R4 (#118) Mack Hollins WR – North Carolina
  • R4 (#132) Donnel Pumphrey RB – San Diego State
  • R5 (#166) Shelton Gibson WR – West Virginia
  • R5 (#184) Nathan Gerry LB – Nebraska
  • R6 (#214) Elijah Qualls DT – Washington

 

La clase de draft de los Eagles es quizá la mayor incógnita de todas las que se han conformado este año puesto que hay varios jugadores que les pueden salir muy bien o quizá no tan bien. El ejemplo más claro de esto es el pick de Sidney Jones, un cornerback con talento para ser el mejor de esta clase pero que llega a Philadelphia recuperándose de un tendón de Aquiles roto, una lesión que posiblemente le impida jugar en toda la temporada 2017 y que no se sabe cómo afectará a su rendimiento en el futuro. Quizá para cubrirse de esa situación, los Eagles draftearon en tercera ronda a Rasul Douglas pero lo cierto es que ese pick también entraña bastante riesgo puesto que, a pesar de su productividad durante su última temporada colegial (líder en intercepciones con un total de 8), cornerbacks de su mismo perfil (físico y no demasiado rápido) no siempre han rendido bien en la NFL. También fue arriesgado por parte de los Eagles reforzar la posición de runningback sólo con Donnel Pumphrey, otro jugador que acredita una gran productividad en college (líder histórico de yardas de carrera en la NCAA) pero cuyo tamaño impide ser el corredor primario que Philadelphia parece necesitar, por lo que habrá que ver si puede adaptarse a un rol más secundario como parte de un comité o como corredor de tercer down. Quien seguro que no supone un riesgo es Derek Barnett, su pick de primera ronda, a pesar de que inicialmente podría parecer una elección un poco extraña; Barnett es un jugador con gran productividad en Tennessee (la tendencia de los Eagles parece que está clara en este aspecto), que ofrece el pass-rush exterior que le faltaba al equipo y que, junto a Cox, Jernigan y Graham deberá formar la base de la defensa que quiere implantar Jim Schwartz aterrizó en Philadelphia. La unidad defensiva también se refuerza con Elijah Qualls, un tackle que se mueve muy bien, y con Nate Gerry, un safety que parece que jugará de linebacker, con lo que teniendo en cuenta todos estos picks es muy probable que Schwartz pueda poner sobre el campo una unidad más sólida que la que flaqueó durante varios tramos de la temporada pasada. En el ataque, además de Pumphrey, el equipo se reforzó con dos receptores que complementan bastante bien a los que ficharon en agencia libre: Mack Hollins quizá fue seleccionado un poco pronto pero tiene un tamaño interesante y capacidad para jugar en equipos especiales, mientras que Shelton Gibson es un jugador que ayudará a alargar el campo verticalmente con su velocidad.

 

Washington Redskins B

  • R1 (#17) Jonathan Allen DE – Alabama
  • R2 (#49) Ryan Anderson LB – Alabama
  • R3 (#81) Fabian Moreau CB – UCLA
  • R4 (#114) Samaje Perine RB – Oklahoma
  • R4 (#123) Montae Nicholson S – Washington
  • R5 (#154) Jeremy Sprinkle TE – Arkansas
  • R5 (#199) Chase Roullier C – Wyoming
  • R6 (#209) Robert Davis WR – Georgia State
  • R7 (#230) Josh Harvey-Clemons S – Louisville
  • R7 (#235) Joshua Holsey CB – Auburn

 

Cada año hay drafts que se catalogan como tipo “montaña rusa” porque un pick parece bastante acertado y el siguiente pick parece justo todo lo contrario; el caso de los Washington Redskins es el draft tipo montaña rusa más bestia de este año. Para empezar, el pick de Jonathan Allen es sencillamente espectacular, hasta el punto de que posiblemente se trate de el mejor pick de toda la primera ronda. Allen es un jugador extraordinario del que se había hablado como posible pick top #5 que además cubre una necesidad para Washington, los rumores sobre su lesión en el hombro le hicieron caer y los Redskins se hicieron con un línea defensivo que quizá a día de hoy ya sea mejor que cualquiera de los que tienen en plantilla. Pero para continuar, el pick de Ryan Anderson posiblemente se trata de uno de los peores del segundo día de draft. Anderson es un jugador relativamente sólido contra la carrera pero que no ofrece demasiado pass-rush, almenos comparado con otros jugadores que seguían disponibles, y que además ocupa una posición en la que el equipo ya tiene a Ryan Kerrigan más lo que puedan aportar Preston Smith y Trent Murphy (que alternan entre defensive end y outside linebacker); la verdad, no parece que un jugador de rotación que no brilla a la hora de generar presión sea la mejor opción para la segunda ronda. Pero no sólo las dos primeras rondas son montaña rusa, el resto del draft sigue con esta misma tendencia. Fabian Moreau es un pick interesante puesto que, como en el caso de Sidney Jones, se trata de un jugador muy rápido y con más talento que el pick que se usó en él del que se espera que tras su grave lesión (en el pectoral) vuelva al buen rendimiento que ha tenido en college. También Perine es un pick interesante puesto que, a pesar de no ser el corredor más talentoso de todo el draft, es un runningback duro y complicado de frenar que debería poder competir por el puesto de titular desde el primer día. Pero la cosa vuelve a decaer notablemente en los dos siguientes picks: Montae Nicholson es un safety que no parece mejorar lo que los Redskins ya tienen en plantilla (y eso que es una posición de necesidad para ellos) mientras que Jeremy Sprinkle es una elección que ofrece muchísimas dudas por lo poblada que está la posición de tight end en Washington (Jordan Reed, Vernon Davis e incluso Niles Paul) y por la famosa noticia que generó durante su última bowl colegial. De las cuatro últimas elecciones quien más destaca es Chase Roullier, un bloqueador bastante infravalorado durante el proceso pre-draft que podría ser importante en el centro de la línea de ataque, los otros tres jugadores (incluído un Josh Harvey-Clemons que tiene más nombre que potencial NFL) probablemente tengan que esperar bastante para tener una oportunidad más allá de equipos especiales.

  

>> NFC NORTH <<

 

Chicago Bears C+

  • R1 (#2) Mitchell Trubisky QB – North Carolina
  • R2 (#45) Adam Shaheen TE – Ashland
  • R4 (#112) Eddie Jackson S – Alabama
  • R4 (#119) Tarik Cohen RB – North Carolina A&T
  • R5 (#147) Jordan Morgan G – Kutztown

 

Los Chicago Bears son el equipo que más revuelo causó en el pasado draft por su trade para subir una posición y su posterior elección de Mitchell Trubisky, y no es para menos. Dieron un montón para subir un solo pick (dos terceras rondas y una cuarta) y lo más seguro es que nadie les hubiese quitado su jugador, así que por este lado parece que Chicago no estuvo demasiado fino. Pero a nivel de pick no podemos ser exageradamente críticos con él; un poco sí no es el jugador que parece más adecuado habiendo otros quarterbacks disponibles pero sí que parece un planteamiento de franquícia bastante bueno. Lo más importante para un equipo de la NFL es encontrar su quarterback y parece complicado que Mike Glennon sea la cara de la franquícia que lleve a los Bears a lo más alto, sin la presión de tener que empezar jugando (eso es para Glennon) Trubisky puede ir preparándose para poder dar el máximo cuando la etapa Glennon termine, ya sea dentro de un año o dentro de tres. Y si bien este draft se juzgará por si Trubisky acaba saliendo bien o mal tampoco hay que ignorar el resto de draft de los Bears para hacer su valoración, y lo cierto es que sus elecciones fueron usadas en jugadores bastante particulares que se podría decir que generan interés y ofrecen dudas a partes iguales. Adam Shaheen parece un tight end dominante en vídeo pero no acabó de hacerlo demasiado bien en los eventos pre-draft, así que parece un pick con mucho potencial pero a quien el salto competitivo entre División II y la NFL le puede acabar perjudicando; si a eso le añadimos que en la posición Chicago ya tiene a Zach Miller y el recientemente fichado Dion Sims parece que la balanza se decanta más hacia que el de Shaheen no fue el mejor pick posible. También ofrece dudas Eddie Jackson, aunque en este caso son dudas de si se recuperará de la lesión que le ha hecho caer hasta este pick, en este caso parece que a poco que Jackson sea el safety que demostró ser en Alabama los Bears habrán realizado un muy buen pick puesto que cubrirán una posición muy necesaria para ellos con un jugador de calidad. Tarik Cohen es un jugador que entra por la vista viendo sus vídeos pero del que debemos preguntarnos si tenía ese rendimiento por talento natural o porque las defensas rivales no eran demasiado buenas; al tener un perfil muy distinto al de los otros corredores del equipo (Howard, Langford y Carey) es muy posible que tenga protagonismo en el equipo muy pronto así que no deberíamos tardar en saber si el pick es bueno o no lo es tanto. Por último, Jordan Morgan es otro jugador de una universidad pequeña que puede aportar profundidad en el interior de la línea, pero teniendo en cuenta que es la parte de la OL en la que más solidez presenta Chicago (Sitton, Whitehair y Long) hay que preguntarse otra vez si el pick es el más acertado.

 

Detroit Lions B

  • R1 (#21) Jarrad Davis LB – Florida
  • R2 (#53) Teez Tabor CB – Florida
  • R3 (#96) Kenny Golladay WR – Northern Illinois
  • R4 (#124) Jalen Reeves-Maybin LB – Tennessee
  • R4 (#127) Michael Roberts TE – Toledo
  • R5 (#165) Jamal Agnew CB – San Diego
  • R6 (#205) Jeremiah Ledbetter DE – Arkansas
  • R6 (#215) Brad Kaaya QB – Miami
  • R7 (#250) Pat O’Connor DE – Eastern Michigan

 

Draft sólido de los Lions, reforzando las posiciones que necesitaban reforzar y dejando la sensación de que salieron del fin de semana siendo mucho mejor equipo que antes del mismo. Jarrad Davis mejora instantáneamente la línea de linebackers, una unidad en la que los Lions llevan varios años teniendo problemas, y habrá que ver cómo encaja también en dicha unidad el atlético pero actualmente lesionado Jalen Reeves-Maybin; es cierto que Jarrad Davis tiene más números de jugar bien desde el principio pero si ambos jugadores alcanzan su potencial los Lions habrán encontrado dos piezas clave para su defensa del futuro. Otro de los males endémicos de los Lions, el de un cornerback fiable al otro lado de Darius Slay, también queda solucionado con el pick de Teez Tabor; a pesar de su desastroso proceso pre-draft, Tabor es un jugador que conoce muy bien la posición y cuyos instintos y dominio del espacio pueden cambiar un partido y decantarlo a favor de su equipo. Michael Roberts es un pick interesante puesto que da versatilidad al ataque para salir en formaciones más pesadas y, si las cosas salen bien, tiene el potencial para quitarle el puesto de TE #1 a Eric Ebron. Ledbetter también es un pick interesante al aportar algo de profundidad a una línea defensiva de los Lions algo falta de calidad, se puede argumentar que Detroit tardó mucho en reforzar su DL pero más allá de los jugadores concretos tampoco se puede decir que las posiciones reforzadas en los picks anteriores fueran mucho menos necesarias que ésta. Y Kaaya, a pesar de que fue un quarterback no demasiado apreciado durante su proceso pre-draft, representa muy buen valor en este pick y no debería costarle asentarse como QB #2 y ser un suplente relativamente fiable si Matthew Stafford se lesiona. Aún así, no todos los picks de Detroit dejan buen sabor de boca y el de Kenny Golladay en tercera ronda es el mejor (y casi único) ejemplo de ello; cierto que un receptor les puede venir bien especialmente si no renuevan a Anquan Boldin, pero con nombres como Josh Reynolds aún disponibles este pick ofrece serias dudas. Jamal Agnew y Pat O’Connor son dos jugadores poco conocidos de los que los fans no deberían esperar demasiado, almenos en los primeros años de sus carreras.

 

Green Bay Packers B

  • R2 (#33) Kevin King CB – Washington
  • R2 (#61) Josh Jones S – NC State
  • R3 (#93) Montravius Adams DT – Auburn
  • R4 (#108) Vince Biegel OLB – Wisconsin
  • R4 (#134) Jamaal Williams RB – BYU
  • R5 (#175) DeAngelo Yancey WR – Purdue
  • R5 (#182) Aaron Jones RB – UTEP
  • R6 (#212) Kofi Amichia G – South Florida
  • R7 (#238) Devante Mays RB – Utah State
  • R7 (#247) Malachi Dupre WR – LSU

 

Si se ignora la enésima oportunidad perdida para elegir a un linebacker interior de garantías tras hacer un trade down en una posición en la que se podía escoger a Reuben Foster, lo cierto es que el draft de los Packers estuvo bastante bien estructurado puesto que más allá de los jugadores concretos elegidos en cada momento parece que en la globalidad del draft se cubrieron todas las necesidades que tenía el equipo. Eso sí, si nos ponemos a analizar si los jugadores elegidos eran los más adecuados puede que encontremos algo más de discrepancia. Primer pick, primer ejemplo de ello, y es que a pesar del hype que tenía Kevin King, de que encaja perfectamente en lo que busca Green Bay en un cornerback y de que ciertamente mejora lo que los Packers tenían en plantilla, igual otros jugadores como Quincy Wilson habrían sido mejor opción. Josh Jones da la sensación de que llega a los Packers con la idea cubrir el hueco dejado por Micah Hyde pero no parece un jugador que encaje demasiado bien en ese rol y quizá le acabemos viendo más como safety de caja y quizá eventual reemplazo de Morgan Burnett, si se hubieran movido y se hubieran adelantado a Dallas por Chidobe Awuzie el fit sin duda habría sido mejor. Green Bay también necesitaba rotación en la línea defensiva y para dar profundidad ahí se eligió a Montravius Adams, un jugador con muy buenos highlights pero poca consistencia que ofrece muchas dudas sobre cómo puede rendir en la NFL. Otra necesidad de los Packers tras la marcha de Julius Peppers y Datone Jones (además de las dudas sobre el rendimiento de Clay Matthews) era la de pass-rusher, necesidad que se cubrió con la elección de Vince Biegel; es un producto local (de la universidad de Wisconsin) y se le ha infravalorado durante el proceso pre-draft por estar a la sombra de TJ Watt, así que en este pick Green Bay sí que acierta no sólo parece una buena elección sino porque además es un jugador que gusta bastante a sus fans. Y dejando una de las urgencias más evidentes para el final, como marcan los cánones del draft que nos dicen que a los corredores se les puede elegir tarde, los Packers cubrieron la posición de runningback a partir de la cuarta ronda con un total de tres elecciones destinadas a ello, esperando que almenos alguna de ellas salga bien. Jamaal Williams, Aaron Jones y Devante Mays deberán luchar por su lugar en el backfield, y aunque estos tres picks parecen excesivos para reforzar una sola posición también es algo sin duda creará una competición durante la pretemporada que acabará por beneficiar al equipo. Por último, los Packers también se reforzaron con DeAngelo Yancey y Malachi Dupre, de los cuales se puede esperar un protagonismo moderado si brillan de aquí al inicio de temporada, y especialmente interesante parece la elección de Kofi Amichia, un línea de ataque muy atlético que puede hacerse un hueco en un centro de la línea de Green Bay algo endeble tras la marcha de Josh Sitton y TJ Lang en años consecutivos.

 

Minnesota Vikings A

  • R2 (#41) Dalvin Cook RB – Florida State
  • R3 (#70) Pat Elflein C – Ohio State
  • R4 (#109) Jaleel Johnson DT – Iowa
  • R4 (#120) Ben Gedeon LB – Michigan
  • R5 (#170) Rodney Adams WR – USF
  • R5 (#180) Danny Isidora OG – Miami
  • R6 (#201) Bucky Hodges TE – Virginia Tech
  • R7 (#219) Stacy Coley WR – Miami
  • R7 (#220) Ifeadi Odenigbo DE – Northwestern
  • R7 (#232) Elijah Lee LB – Kansas State
  • R7 (#245) Jack Tocho CB – N.C. State

 

El draft no se planteaba demasiado bien para unos Vikings que lo afrontaron sin primera ronda tras haberla dado a cambio de Sam Bradford, pero a la hora de la verdad Minnesota dió una clase magistral de como realizar un draft sin elecciones en el primer día; en rondas posteriores pusieron en práctica una estrategia basada en el mejor jugador disponible pero considerando las necesidades del equipo y lo cierto es que les salió muy bien. Dalvin Cook puede que sea el corredor con más talento de todo el draft pero un mal proceso pre-draft le hizo caer hasta segunda ronda, Minnesota no se lo pensó y eligió al que muy probablemente será el heredero de Adrian Peterson para muchos años. Pat Elflein es un jugador que también cayó algo más de lo esperado y que por su versatilidad (puede ser center o guardia) encaja a la perfección con las posiciones en las que la línea de ataque de Minnesota aún no se había reforzado (tras fichar a Reiff y a Remmers en agencia libre). Jaleel Johnson fue uno de los primeros picks de tercer día pero incluso ahí los Vikings siguieron encontrando posibles titulares desde el primer dia; Johnson es un defensive tackle que entiende muy bien los bloqueos y que, si Sharrif Floyd no logra recuperarse de su lesión, debería ser uno de los principales candidatos a ocupar el centro de la línea defensiva junto a Linval Joseph. También parece que pueden contribuir desde ya mismo jugadores como Danny Isidora, especialmente si Elflein acaba como center, y Bucky Hodges como objetivo grande que puede suponer un mismatch a las defensas rivales. Además nos encontramos con un par de batallas posicionales: de entre Rodney Adams y Stacy Coley saldrá otra pieza interesante para los ataques de la NFL, la de receptor vertical capaz de estirar las defensas y coger algún touchdown largo ocasionalmente (aunque en el fondo si el quarterback es Sam Bradford quizá en este caso ésta no sea una figura tan importante como en otros equipos), mientras que Ben Gedeon y Elijah Lee son dos opciones que sin duda va a barajar Mike Zimmer a la hora de reemplazar al recientemente retirado Chad Greenway. Por último, Ifeadi Odenigbo y Jack Tocho son dos jugadores que van a posiciones aparentemente cubiertas en Minnesota (especialmente Odenigbo) así que lo más probable es que no tengan demasiado protagonismo a corto plazo más allá de apariciones en equipos especiales.

  

>> NFC SOUTH <<

 

Atlanta Falcons C

  • R1 (#26) Takkarist McKinley DE – UCLA
  • R3 (#75) Duke Riley LB – LSU
  • R4 (#136) Sean Harlow G – Oregon State
  • R5 (#149) Damontae Kazee S – San Diego State
  • R5 (#156) Brian Hill RB – Wyoming
  • R5 (#174) Eric Saubert TE – Drake

 

Desde mediados de la primera ronda se venía diciendo que los Falcons estaban llamando para subir a por un rusher y al final lo consiguieron. El elegido fue Takk McKinley, el explosivo end de UCLA que actualmente está lesionado y que es posible que empiece en la PUP, demostrando que son un equipo con muy pocas urgencias actualmente.

No volvieron a elegir hasta la tercera ronda y se llevaron a Duke Riley, el linebacker de LSU cuya elección tiene valor a esas alturas, pero que se antoja no muy necesario teniendo a Deion Jones y a Campbell en la posición.

En el último día, Sean Harlow de Oregon State se convierte en un recambio casi inmediato para cualquier posición en el interior de la línea, Kazee parece que le puede disputar el puesto a Brian Poole, aunque es mejor en cobertura, Brian Hill será el running back de yardaje corto si hace el equipo y un proyecto de tight end atlético, Eric Saubert de Drake, pero que ha tenido muchos problemas a la hora de atrapar el balón.

 

Carolina Panthers B

  • R1 (#8) Christian McCaffrey RB – Stanford
  • R2 (#40) Curtis Samuel WR/HB – Ohio State
  • R2 (#64) Taylor Moton OT – Western Michigan
  • R3 (#77) Daeshon Hall DE – Texas A&M
  • R5 (#152) Corn Elder CB – Miami
  • R6 (#192) Alexander Armah DE – West Georgia
  • R7 (#233) Harrison Butker K – Georgia Tech

 

Viendo las elecciones de primera y segunda ronda, no es difícil ver que los Panthers piensan que su ataque está estancado. Para recuperarlo, se decidieron por escoger en primer lugar a McCaffrey, que compartirá carreras con Stewart y, por lo que parece, muchos snaps como receptor abierto. Gran elección. Curtis Samuel es un jugador rápido en línea recta del que se espera que juegue el papel de Ted Ginn, al que se parece incluso en sus malas manos. Su otra elección de segunda ronda, Taylor Moton, mejora automáticamente la línea ofensiva, bien juegue como tackle en la derecha o como guardia.

Dos elecciones defensivas que pueden sorprender son las del compañero de Myles Garrett, Daeshon Hall, defensive end que puede tener más snaps de los que la gente espera dependiendo de lo que controlen los de Peppers y Corn Elder, que se puede hacer con el puesto de nickel titular muy pronto.

Armah, pese a ser end, se dice que está pensado para ser fullback y el kicker Butker en séptima ronda es el ticket de salida de Graham Gano.

 

New Orleans Saints C+

  • R1 (#11) Marshon Lattimore CB – Ohio State
  • R1 (#32) Ryan Ramczyk OT – Wisconsin
  • R2 (#42) Marcus Williams FS – Utah
  • R3 (#67) Alvin Kamara RB – Tennessee
  • R3 (#76) Alex Anzalone OLB – Florida
  • R3 (#103) Trey Hendrickson DE – Florida Atlantic
  • R6 (#196) Al-Quadin Muhammad DE – Miami

 

Se ha sabido que la primera ronda fue una tragedia para los Saints. Primero intentaron subir a por Mahomes y no pudieron, aunque pensamos que con Lattimore consiguieron a un contribuyente desde ya en su defensa, cosa que les hacía más falta. Eso sí, lo realmente gordo fue cuando teniendo a Reuben Foster al teléfono, los Niners les adelantaron y se lo quitaron en los morros, teniéndose que conformar ahí con Ryan Ramczyk, el offensive tackle de Wisconsin, en un pick que ayudará con el tiempo a la línea ofensiva, pero que podrían haber usado mejor.

En segunda fueron a por otro defensive back, el free safety de Marcus Williams, que es un muy buen jugador, pero que teniendo a Vonn Bell, igual tampoco era muy necesario ahí.

En tercera ronda, frío y calor. Empezaron con Alvin Kamara, un tipo de running back que ahora mismo tienen en Travaris Cadet, Kamara es mejor, obviamente, pero que con el fichaje de Adrian Peterson y teniendo a Mark Ingram…Mucho mejor es la elección de Anzalone, el linebacker de Florida que si se mantiene sano puede mejorar lo que hay, aunque, una vez más, se ha fichado este año a AJ Klein y a Manti Te´o. Quizá fue algo pronto para elegir a Hendrickson, pero esa línea necesita jugadores intensos como el de Florida Atlantic.

Con su último pick draftearon a un proyecto muy proyecto físico en Al-Quadin Muhammad. Necesita mucho trabajo para convertirse en jugador profesional pero quién sabe.

 

Tampa Bay Buccaneers A-

  • R1 (#19) O.J. Howard TE – Alabama
  • R2 (#50) Justin Evans S – Texas A&M
  • R3 (#84) Chris Godwin WR – Penn State
  • R3 (#107) Kendell Beckwith LB – LSU
  • R5 (#162) Jeremy McNichols RB – Boise State
  • R7 (#223) Stevie Tu’ikolovatu DT – USC

 

Se dijo hace semanas que Tampa Bay podía ir a por un tight end en primera ronda y si te llega OJ Howard al pick 19, lo escoges, lo pones con Cameron Brate, Mike Evans y alguno más y algo surgirá con Winston. En segunda ronda también mejoraron la posición de safety, una de las peores de la plantilla con Justin Evans, jugador con capacidad para ser single high. Muy buena elección la de Chris Godwin en tercera ronda, quizá una de las mejores del draft y se suma a un cuerpo de receptores muy completo. También en tercera se hicieron con Beckwith, que se complementa muy bien con los linebackers tan atléticos que tienen ahora y es una presencia interior contra la carrera.

En el último día, con Jeremy McNichols consiguen un buen running back de tercer down, aunque será difícil hasta que haga el roster, dada la competencia actual con Charles Sims y Jacquizz Rodgers y con Big Stevie, un tackle defensivo del que se esperaba que saliera antes y que puede entrar a la rotación desde ya.

  

>> NFC WEST <<

 

Arizona Cardinals B-

  • R1 (#13) Haason Reddick LB – Temple
  • R2 (#36) Budda Baker S – Washington
  • R3 (#98) Chad Williams WR – Grambling State
  • R4 (#120) Dorian Johnson OG – Pittsburgh
  • R5 (#157) Will Holden OT – Vanderbilt
  • R5 (#179) T.J. Logan RB – North Carolina
  • R6 (#208) Johnathan Ford S – Auburn

 

Existía la duda de si Arizona se estaba planteando ya escoger al sustituto de Carson Palmer, sin embargo, parece que, como tantos otros equipos, decidieron esperar al año que viene. Tampoco se les puede culpar por ello, aunque Palmer no parece dar la sensación de tener mucho más en el tanque.

Su pick de primera ronda fue el polivalente linebacker de Temple, Haason Reddick, jugador que podrán poner en muchos spots, aunque ignorando la que seguramente era su mayor necesidad, la línea defensiva. En segunda ronda, más madera para la secundaria con Budda Baker, conformando con Mathieu un dúo de jugadores explosivos capaces de hacer jugadas por toda la zona intermedia. Terminaron el segundo día con la elección de Chad Williams, que dado lo que quedaba en el board en cuanto a receptores, no parecía la mejor opción.

El último día se pusieron manos a la obra con la línea ofensiva, primero deteniendo la caída de Dorian Johnson y después con el tackle Will Holden. Después, un running back tirando a rápido como TJ Logan capaz de complementar a David Johnson y un safety en sexta ronda, Johnathan Ford de Auburn, que deberá contribuir en equipos especiales si quiere quedarse.

 

Los Angeles Rams C-

  • R2 (#44) Gerald Everett TE – South Alabama
  • R3 (#69) Cooper Kupp WR – Eastern Washington
  • R3 (#91) John Johnson DB/S – Boston College
  • R4 (#117) Josh Reynolds WR – Texas A&M
  • R4 (#125) Samson Ebukam LB – Eastern Washington
  • R6 (#189) Tanzel Smart DT – Tulane
  • R6 (#206) Sam Rogers FB – Virginia Tech
  • R7 (#234) Ejuan Price DE – Pittsburgh

 

Sin primera ronda, los Rams tuviero que esperar al viernes para empezar a escoger jugadores. Dados los dos primeros picks, podemos deducir que echan en falta velocidad y playmakers en ataque, aunque las elecciones no parecen maximizar las posibilidades que había en el momento. Gerald Everett es un tight end atlético que puede ser interesante y Cooper Kupp a esas alturas de la tercera ronda quedando lo que quedaba, se hace también un reach. Buenas manos y ayudará a Goff, pero…

John Johnson, el safety de Boston College con el que cerraron el segundo día, es un jugador capaz de jugar ambas posiciones, strong y free y bastante atlético. Ayudará.
Su mejor pick del draft fue sin duda el primero de cuarta, el receptor de Texas A&M, Josh Reynolds, que cubre la baja de Kenny Britt y le proporciona un arma más a Goff que podrá aprovechar. A partir de aquí, salvo Ejuan Price en séptima ronda, poco que decir. Ebukam es un rusher no muy atlético que da la impresión que les gustó al ver a Cooper Kupp, Tanzel Smart de Tulane es un defensive tackle muy normalito y con Sam Rogers parece que quieren darle algo más de ayuda a Gurley para que no tenga un año como el anterior. Algo de OL tamoco habría estado mal. Draft muy raro con un board muy personal parece.

 

San Francisco 49ers A

  • R1 (#3) Solomon Thomas DE – Stanford
  • R1 (#31) Reuben Foster LB – Alabama
  • R3 (#66) Ahkello Witherspoon CB – Colorado
  • R3 (#104) C. J. Beathard QB – Iowa
  • R4 (#121) Joe Williams RB – Utah
  • R5 (#146) George Kittle TE – Iowa
  • R5 (#177) Trent Taylor WR – Louisiana Tech
  • R6 (#198) D.J. Jones DT – Ole Miss
  • R6 (#202) Pita Taumoepenu DE – Utah
  • R7 (#229) Adrian Colbert CB – Miami (FL)

 

Gerencia nueva, staff técnico nuevo y un equipo con muy poco talento actualmente, esa era la situación de los Niners.

San Francisco fue la parte inteligente del trade con Bears. Pensaban que les iban a quitar a Solomon Thomas y estaban dispuestos a elegir a Foster en el 3, pero sin saber muy bien cómo, fueron capaces de tener a los dos jugadores. Buen fit el de Thomas en su nueva 4-3, aunque se hace necesario que en el otro lado coloquen a alguien capaz de ganar por fuera, que no es fácil de encontrar. La elección de Reuben Foster al final de primera ronda tiene un valor tremendo, aunque las últimas informaciones apuntan que podría perderse todo el 2017. Esperemos.

Otra muy buena elección fue la del corner de Colorado, Akhello Witherspoon, muy capaz de jugar al hombre y mejor que todo lo que tienen actualmente. Una elección que no se entendió mucho fue la de CJ Beathard, que no parece más que un suplente en la NFL y quedan a la espera de draftear o conseguir su quarterback franquicia el año que viene.

Otras dos elecciones muy buenas fueron las de Joe Williams, el running back de Utah que permite respirar si se lesiona Carlos Hyde y George Kittle, un tight end muy interesante y más a estas alturas, que les hace olvidarse del fracaso de Vance McDonald. A un equipo tan necesitado de talento en ataque, no le hará daño la incoporación de Trent Taylor, el receptor de LaTech.

DJ Jones, el tackle de Ole Miss puede ser una muy buena ancla contra la carrera y las dos últimas elecciones, el end de Utah Taumoepenu y Adrian Colbert, el corner de Miami, son jugadores a desarrollar, muy probablemente en el practice squad.

 

Seattle Seahawks C+

  • R2 (#35) Malik McDowell DT – Michigan State
  • R2 (#58) Ethan Pocic C – LSU
  • R3 (#90) Shaquill Griffin CB – Central Florida
  • R3 (#95) Delano Hill S – Michigan
  • R3 (#102) Nazair Jones DT – North Carolina
  • R3 (#106) Amara Darboh WR – Michigan
  • R4 (#111) Tedric Thompson S – Colorado
  • R6 (#187) Mike Tyson S – Cincinnati
  • R6 (#210) Justin Senior OT – Mississippi State
  • R7 (#226) David Moore WR – East Central
  • R7 (#249) Chris Carson RB – Oklahoma State

 

Otro año más, los Seahawks decidieron irse de la primera ronda hasta el principio de la segunda, esta vez para escoger a Malik McDowell, un jugador con problemas de continuidad, pero que físicamente es un proyecto impresionante. Es un tipo de defensive tackle que ahora mismo no tienen y que pueden usar en distintos frentes si quieren. Buen sitio para desarrollarse. Volvieron a elegir en segunda ronda, esta vez a Ethan Pocic, el hombre para todo de la línea de LSU y que a estas alturas no creemos que estuviera su lugar, aunque muy probablemente acabe siendo titular en cualquier posición de la línea a no mucho tardar.

En tercera ronda tuvieron cuatro elecciones. Se llevaron a Shaquill Griffin, el cornerback de Central Florida que proporciona algo más de profundidad a la posición, Delano Hill, el safety de Michigan quizá elegido antes de tiempo y que ahora mismo tiene el camino cerrado en el campo y que seguramente sea peor que Tedric Thompson, otro safety esta vez en cuarta ronda que ocupa la misma posición. Nazair Jones es otro jugador de línea defensiva muy grande, al estilo de McDowell que pueden mover por la línea, si bien es cierto que su fit era más como end de 3-4. La elección de Darboh también es interesante y es el molde de receptor de Seattle, aunque no estaría mal que buscaran algo distinto.

El último día fueron a por otro safety más, Mike Tyson de Cincinnati, que es el más strong de todos ellos, algo de ayuda para la OL, aunque Justin Senior necesita desarrollo y un par de jugadores para equipos especiales con David Moore, el receptor de East Central y Chris Carson, corredor de Oklahoma State que necesita correr más duro de lo que actualmente hace.

Download PDF