Zach Cunningham

ZachCunningham

BIO

Linebacker
Vanderbilt
RS Junior
6-4
230 lb
1ª Ronda
RECONOCIMIENTOS
  • First team All-American 2016
  • First team All-SEC 2015, 2016

Análisis

PROS
  • Atleticismo excepcional
  • Muy fuerte, especialmente en el tren inferior
  • Encara bien los bloqueos
  • Rango de sideline a sideline
  • Excelente linebacker en cobertura
CONS
  • Su localización del balón debe mejorar
  • Algo lento en el reconocimiento de jugadas
  • No se mueve demasiado bien en tráfico
  • Suele placar demasiado alto
  • Sus ángulos podrían ser algo mejores

Resumen

Normalmente, durante la temporada de college, los jugadores que más suenan para presentarse al draft son aquellos que juegan en powerhouses, en universidades importantes. O dicho de otra manera, hay que ser muy bueno y destacar mucho para coger hype durante la temporada jugando en una universidad pequeña. Este es precisamente el caso de Zach Cunningham. A pesar de jugar en la modesta Vanderbilt, Cunningham ha sido uno de los jugadores de los que más se ha hablado en estos últimos meses y de buen seguro será uno de los primeros linebackers en escuchar su nombre el día del draft.

Cunningham es un jugador que empieza y prácticamente termina en su atleticismo, y quizá no porque no tenga otras cualidades sino porque su atleticismo es que sencillamente está a un nivel muy superior a cualquiera de sus otras virtudes. Es un linebacker capaz de cubrir la totalidad de la línea de scrimmage, pudiendo llegar con facilidad a la sideline en jugadas exteriores y bajando muy rápido al backfield si la jugada lo requiere. Además, tiene un buen tamaño y muchísima fuerza en el tren superior, lo que le hace encarar los bloqueos que le vienen de frente muy bien, separándose de su par y usando su movilidad para realizar el placaje. Así pues, a pesar de que sus movimientos en el tráfico no son todo lo óptimos que cabría esperar y que sus ángulos son algo mejorables (tiende a pasarse un poco de largo), Cunningham es un jugador que contra la carrera va realmente bien. Pero donde su atleticismo realmente marca la diferencia es a la hora de defender el pase. A pesar de ser un linebacker interior, es un jugador capaz de mantener coberturas uno contra uno ante tight ends, runningbacks e incluso algún receptor de slot, y no sólo eso sino que además demuestra algún que otro ball skill a la hora de defender pases. También es un jugador que cae fluidamente en su zona, lo que le convierte en un linebacker con gran flexibilidad esquemática y por lo tanto más que interesante en downs de pase.

El problema con Cunningham es que es muy atlético, sí, pero no es precisamente el mejor linebacker que se presenta al draft. Sus instintos dejan mucho que desear, siendo en muchas ocasiones de los últimos jugadores que reaccionan a la jugada, y además tiene problemas más serios de lo deseable a la hora de localizar el balón. Eso hace que sea un jugador vulnerable al play action y a las jugadas de read-option, puesto que cuando ha asumido cual es la jugada puede que ya no esté a tiempo de defenderla correctamente.

Además, como otro gran defecto tiene la tendencia de placar muy alto, algo que ha podido suplir regularmente tirando de tren superior (es decir, agarrando al portador del balón y tirándolo al suelo) pero que difícilmente podrá hacer en la NFL.

El éxito o fracaso de Cunningham en la NFL probablemente estará determinado por si su atleticismo sigue siendo suficiente para defender a este extraordinario nivel o si, por el contrario, queda diluido por el nivel atlético global y sus defectos salen a relucir. En cualquier caso, jugadores con su tamaño y su atleticismo no crecen en los árboles y, precisamente por ser ese tipo de linebacker capaz de jugar los tres downs que tanto desean los equipos, será un jugador muy cotizado en el próximo draft.

 

Comparación NFL

Alec Ogletree // LB // Saint Louis Rams

Highlights


Download PDF